12 consejos para un buen diseño

Cuando hablo a mis alumnos sobre diseño gráfico, siempre suelo empezar por recordarles las doce normas básicas que se deben tener en cuenta cuando se inicia un proceso de diseño, sea del tipo que sea. Es común que las ganas por empezar a mover el ratón hagan que se inicie el proceso de una forma un tanto alocada, por eso, sugiero que se observen estas prácticas para que el proceso sea mucho más sencillo y el resultado de calidad.

Estos doce consejos sobre diseño no son míos, naturalmente, están tomadas de diferentes listados y publicaciones especializadas, y seleccionados en función de mi experiencia. A mi juicio son los elementales para iniciar un proceso creativo, y a mí, personalmente, siempre me han funcionado.

  1. Ten claro el mensaje. Tómate un momento para decidir qué quieres contar y cómo vas a hacerlo. Es posible que luego el diseño te lleve por otro lado, no pasa nada, pero parte siempre de una intención.
  2. Hay que comunicar, no decorar. Todos los elementos deben tener un porqué, incluso los meramente decorativos.
  3. Mantén a lo largo del proceso un único lenguaje visual. Eso te ayudará a que el resultado sea más homogéneo, más comprensible.
  4. La tipografía es tan importante como la imagen. Así que aunque te encante una fuente, si ésta se lee con dificultad, olvídate de ella.
  5. Utiliza dos familias tipográficas como mucho. Ya sabemos que tienes 10 000 fuentes instaladas, pero no tienes que enseñarlas todas a la vez.
  6. Presta atención a las gamas cromáticas. Analiza los colores y evalúa qué transmiten o qué evocan.
  7. Simplicidad. Menos es más. Lo simple no es necesariamente malo, al contrario.
  8. El espacio en blanco o contragrafismos es tan importante como el entintado. Deja que las composiciones respiren.
  9. Mide con los ojos. El diseño es ante todo visual y a veces es recomendable olvidarse de las guías.
  10. Ignora las modas. Un buen diseño es duradero y supera tendencias y el paso del tiempo.
  11. Sé innovador. No plagies, por favor, ni copies. Inspírate en todo lo que te rodea, en la Historia del Arte, en lo que sea, y sobre esa idea crea algo nuevo.
  12. No dejes nada al azar. Por respeto al usuario, no cometas errores, revisa, revisa y revisa.

Una última cosa: si tu diseño no te transmite nada, no se lo va a transmitir a nadie, vuelve a empezar. A veces es mejor tomar distancia, dejar reposar el diseño un momento y volver a él con una mirada crítica. Busca esa sensación sutil de plenitud que te dice: esto es lo que quería.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *